A fondo Escalar

Nombre común: Escalare
Nombre científico: Pterophyllum scalare.

Descripción: Pez perteneciente a la familia Cichlidae. Los cíclidos constituyen una de las familias con mayor numero de especies. Cuentan con 700 especies en América del Sur y Central, 500 en África y 3 en Asia.
Bajo la denominación de "escalares" se agrupan varias especies pertenecientes al genero Pterophyllum spp. y cuya sistemática es aún discutida. Estas especies son:

  • Pterophyllum altum, también conocido como escalare alto, su primera importación conocida data del año 1950. Sus dimensiones en cuanto a altura son superiores a las de cualquiera de las otras tres especies del genero, de ahí su denominación "altum". Puede llegar a alcanzar los 18 cm de longitud y mayor altura aun que P. scalare. Actualmente la mayoría de los taxonomistas consideran a P. altum como una especie.

  • Pterophyllum leopoldi, Considerado por muchos como una subespecie o un híbrido entre las otras dos especies de escalares. Fue descrito por primera vez en 1855. Aunque actualmente se le considera con rango de especie, la discusión está aún servida. Es muy difícil encontrar ejemplares de esta especie. Su cuerpo es más corto y menos estilizado que el de sus otros compañeros de genero.

  • Pterophyllum scalare, el 99% de los ejemplares que podemos encontrar en las tiendas de acuarios pertenecen a esta especie. Por tanto esta ficha se centrará en ella.

La reproducción de P. leopoldi, que sepamos, aún no se a conseguido en cautividad. La de P. altum se consiguió hace relativamente poco, es similar a la de P. scalare. Cualquier aficionado cuidadoso puede conseguir criar P. scalare.
Las condiciones de mantenimiento son muy similares para las tres especies, teniendo en cuenta las diferencias de tamaño. Nunca vamos a encontrar ejemplares de P. leopoldi, y los ejemplares de P. altum son raros. La única diferencia entre P. scalare y P. altum a nivel de cuidados es que P. altum presenta todas las malas características de P. scalare pero multiplicadas (mucho más sensible al estrés, se asusta con mucha facilidad, más delicado).
Actualmente existen múltiples variedades de escalares, conseguidas mediante selección, tanto en lo que respecta al color (negros, plateados, dorados, amelánicos, fantasma...), la distribución de colores (marmóreos, black lace...) así como por la forma de las aletas (normales, velo...) y cada año aparecen nuevas variedades.
El escalare (P. scalare) cuando alcanza la talla adulta mide hasta 15 cm de largo por 26 cm de altura. Son peces de forma triangular, con las aletas abdominales muy alargadas, hasta casi formar una especie de "patas" o "filamentos", el cuerpo tiene forma discoidea, terminando en un morro afilado, con la mandíbula inferior prominente sobre la superior. La forma triangular se la da la prolongación hacia arriba en forma de vela de los extremos de las aletas dorsal y anal. La coloración "salvaje" esta constituida por una serie de franjas negras de distribución vertical sobre un color de fondo plateado. Una de las líneas verticales siempre cruza la cabeza a la altura del ojo. Las franjas se prolongan por la aleta dorsal y anal, así como por la caudal.
Para muchos (incluyéndome a mi mismo), el sexo de un escalare solo lo conoce otro escalare. No hay dimorfismo sexual como tal (diferencia evidente entre machos y hembras), aunque si que hay sutiles diferencias que pueden ayudar junto con la experiencia a elevar la probabilidad de éxito en el sexaje por encima del 50 % debido al mero azar. La principal diferencia que figura en todas las obras de consulta es que la zona en la que se insertan las aletas abdominales es mas redondeada en las hembras que en el macho. Esta característica es muy poco fiable. Hay algunas otras algo mejores: la distancia entre las aletas abdominales y la anal es mayor en hembras que en machos. Otra característica es que el extremo proximal de la aleta anal se une a la zona ventral de manera menos perpendicular en la hembra que en el macho. En ejemplares adultos puede observarse así mismo que los costados son más abultados en las hembras que en los machos, especialmente si se miran desde arriba.
Se supone que la esperanza de vida media de un escalare en un acuario comunitario con condiciones adecuadas es de entre tres y seis años.

Distribución: Los escalares viven en la naturaleza en zonas poco profundas (menos de 2 m.), cercanas a la orilla, con abundante vegetación. P. altum proviene del curso superior del Orinoco, en Venezuela. P. scalare es originario del amazonas brasileño, incluyendo el río Tapajós y sus afluentes.

Temperatura: En condiciones de mantenimiento los escalares necesitan una temperatura de 24º C. Para el tanque de reproducción las exigencias son superiores. Una temperatura de 26º - 28º C estimula el desove.

Agua: Si bien es cierto que actualmente los escalares están adaptados a vivir en un amplio rango de ph y dureza, es igualmente cierto que hay unas condiciones ideales de agua para ellos. Si se quiere intentar la reproducción es muy importante respetar estas condiciones. Si las condiciones de agua no son las idóneas, los escalares crecen menos, no desovan, o si lo hacen, los huevos no eclosionan o los alevines mueren.
El ph del agua debe situarse en un rango de 6,5 a 7,2, el óptimo 6,8 a 7,0. La dureza carbonatada (TAC) ha se ser inferior a 4º franceses.

Alimentación: Un concepto que hay que dejar claro desde un primer momento, es que los escalares en la naturaleza se alimentan con presas vivas, por tanto, el alimentarles exclusivamente a base de alimentos en escamas no es recomendable. Aunque actualmente existen alimentos en el mercado con una formulación perfectamente equilibrada, es igualmente cierto que para el desarrollo y la reproducción de estos bellos peces hay que suministrar alimento "vivo". Parece comprobado que el alimentar a los peces con este tipo de presas hace que su desarrollo sea mayor, e incrementa la fertilidad de los ejemplares. Así mismo el suministro abundante de presas vivas durante un periodo suele inducir a los ejemplares así alimentados a reproducirse.
Lo ideal seria que los escalares se alimentasen tres veces al día, por supuesto, si no disponemos de tiempo nos apañaremos como podamos (lo mínimo es alimentarlos todos los días). Para el menú hay que alternar alimentos naturales con los de escamas; por ejemplo, si alimentamos a nuestros peces dos veces al día, les daremos por la mañana alimento en escamas y por la tarde alimento natural. Si sólo les damos de comer una vez al día, les daremos un día alimento fresco y otro seco.
Entre los alimentos naturales que nuestros escalares aceptaran gustosamente están las larvas de mosquito, dafnias, tubifex (cuidado, lavarlos bien antes de dárselos para quitar suciedad y animales muertos) artemia salina... Así mismo, dos veces en semana se les puede dar corazón picado muy fino, manto de mejillón, hígado y gamba. Aunque es preferible que la presa este viva, a veces es difícil encontrarlas, para paliar esta dificultad se puede emplear sin ningún problema alimento congelado.
Un pequeño truco para estimular a un escalare desganado a comer, es darle algunos alevines de Guppy; les encantan y nunca los rechazarán salvo que el pez esté realmente mal.
Como consejo general para cualquier pez, es mejor pecar por defecto que por exceso al alimentarles. Siempre es preferible que el pez tenga un poco de hambre (¡pero un poco!) a que se le alimente en exceso.

Reproducción: Cualquier persona cuidadosa puede lograr la reproducción de los escalares, siempre y cuando disponga de una pareja adulta de estos (se sobreentiende).
Hay dos posibilidades de cría para los escalares. En primer lugar podemos dejar a los padres junto con los alevines para que se ocupen de ellos. La otra posibilidad es llevar a cabo una crianza artificial. En el primer caso tendremos que preocuparnos algo menos de los peces, pero el numero de alevines obtenido será menor (solo sobrevivirán los más fuertes). Existe además el riesgo de que los padres puedan devorar la puesta o a los alevines si no se sienten seguros. La crianza artificial genera un mayor número de ejemplares. Si queremos hacer selección es la única posibilidad, pues los ejemplares más débiles, que son los primeros en caer, suelen ser los que presentan las mutaciones que nos suelen interesar.
Para criar a los alevines junto a los padres vamos a necesitar un acuario muy grande, de por lo menos 150 l. Si no vamos a dejar que los padres críen a los alevines lo recomendable es un recipiente de 100 l. Los huevos pueden incubarse en un recipiente de 10 - 15 l El filtrado tendrá que ser suave pero adecuado. Lo más recomendable es usar un filtro de los de tipo esponja.
Tras el cortejo, la puesta se lleva a cabo sobre una superficie vertical como una hoja de una planta o incluso los mismos cristales del acuario. Actualmente la tendencia es disponer "ponederos" formados por plantas de hoja ancha artificiales (de plástico) o laminas de pizarra en vertical. Se suele prescindir incluso de la grava del fondo. Los padres eligieran el lugar de la puesta y lo limpiarán meticulosamente, en el momento de la puesta la hembra realiza pasadas pegada a la superficie de puesta depositando hileras de huevos adhesivos, seguida por el macho que las fecunda. Si se deja a los padres con los huevos, la hembra se ocupara de "abanicarlos" para renovar el agua a su alrededor y de retirar aquellos no fecundados o atacados por hongos, mientras que el padre ahuyenta a posibles enemigos. Si los padres no están presentes estas labores deberemos llevarlas a cabo nosotros. Para retirar la puesta basta con mover el ponedero o, si los huevos están pegados al vidrio del acuario, retirarlos mediante un pincel suave o una pluma para pegarlos después en el acuario de cría. En este habrá que emplear un aireador bajo los huevos, de tal forma que las burbujas incidan bajo la superficie de puesta y no directamente sobre los huevos y habrá que añadir al agua azul de metileno. Los huevos no fecundados o aquellos atacados por hongos y bacterias han de retirarse para evitar la contaminación del resto de la puesta (se distinguen porque en vez de trasparentes son blancos) mediante un pincel, pluma o pipeta.
La eclosión tiene lugar 48 horas después de la puesta. Los alevines comienzan a nadar libres tras una semana, momento en el cual hay que empezar a alimentarlos con nauplios de artemia. Si el recipiente es pequeño hay que trasladarlos a medida que crezcan. Es necesario que se cambie el agua con frecuencia. En el recipiente de cría no debería haber nada, ni siquiera grava, pues así es mucho mas fácil eliminar los restos que se acumulan en el fondo.
Es posible que durante la incubación se desprenda algún huevo, si los padres estuvieran presentes los recolocarían, si no, lo tendremos que hacer nosotros. Los alevines también poseen un moco adhesivo hasta que nadan libres. Los reproductores los mantendrían adheridos a alguna superficie (pueden cambiarlos de lugar varias veces) hasta que nadasen libres, si los padres no están presentes no es necesario hacerlo, pero hay que tener en cuenta que los alevines pueden pegarse formando bolas, a cuyo interior no llega suficiente oxígeno, lo que provoca que los alevines que estén en el centro mueran. Hay que "romper" estas bolas usando un chorro de agua proyectado con una pipeta.
El usar un recipiente pequeño para la incubación y los primeros días de vida tiene como ventaja que los alevines encuentran más fácilmente la comida. Si el filtro puede succionar las artemias hay que desconectarlo mientras alimentamos a los peces.
Cuando los alevines hayan crecido algo hay que trasladarlos a un acuario de 60 l. Si los alevines no tienen suficiente espacio o el agua contiene demasiadas substancias de desecho el crecimiento será más lento y la mortalidad mayor. A medida que aumentan sus dimensiones pueden írseles suministrando otros tipos de alimentos como artemias adultas, dafnias...

Acuario Comunitario: El escalare es un pez apto para el acuario comunitario. Puede vivir en él sin ningún problema siempre y cuando sus dimensiones sean adecuadas y sus compañeros de alojamiento se lo permitan. Gracias a la selección se han conseguido superar los problemas de estrés que antes aquejaban a estos peces (eran muy asustadizos).
Como especies aptas para compartir acuario con los escalares podemos citar diversos tipos de tetras de los géneros Hyphessobrycon, Megalomphodus y Gymnocorymbus. La combinación de neones y escalares crea un magnifico efecto, pero hay que tener en cuenta que han de introducirse juntos cuando son de pequeña talla. Si introducimos neones en un acuario con escalares adultos, los neones serán la cena. También son adecuadas para convivir con los escalares peces como las corydoras. Si queremos peces que no provengan de América podemos usar también el arlequín (Rasbora heteromorpha) o los neones chinos. Hay quien afirma que pueden convivir sin problemas con los danios cebra.
Un acuario que contenga escalares deberá de tener al menos 100 litros de capacidad. Estará profusamente plantados con especies de Echinodorus, Sagittaria gigantea y las especies de mayor porte del genero Cryptocoryne. Como planta de fondo la Vallisneria spiralis crea un magnifico efecto. Hay que tener en cuenta que las plantas de excesivo porte han de ir situadas en los fondos, puesto que el escalare, además de abundante vegetación necesita espacio para nadar.

Posteado el 12 de Agosto de 2009 por Saxta2  |